Lo más destacable de la Comic-Con 2014

7/7/12

Análisis | Ricochet HD (PS3)


Con esto de que por 15 euros te haces miembro de PS Plus, y que al hacerte miembro te regalan la tira de juegos, estoy aprovechando para jugar bastantes títulos, entre ellos éste que nos ocupa hoy. 'Ricochet HD' es un arcade al más puro estilo Arkanoid o Block Breaker, en el que tendremos que romper ladrillos con nuestra bola por distintos escenarios.


La jugabilidad es frenética. La verdad, yo no sé de donde se han sacado los creadores tantos niveles, tienen que tener una imaginación desbordante. Y es que no es el típico muro de ladrillos que tendremos que romper poco a poco. Aquí hay de todo: ladrillos, bolas y demás piezas grandes que en algunos niveles incluso se irán moviendo. Además, también hay portales que transportan la bola a lugares inaccesibles donde  podremos romper esos objetos que nos faltan para acabar el nivel. Y todo esto sin contar con coleccionar los anillos de oro (un objetivo secundario), que a veces serán muy difíciles de conseguir, ya que pueden estar en movimiento, o estar encerrados en algún lugar que tendremos que abrir.
Afortunadamente tendremos a nuestra disposición bastantes Power-Ups, como multiplicadores de bola, misiles y otro tipo de disparos, imanes, etc. Aunque estos también nos pueden jugar una mala pasada, pues los hay que no ayudan en absoluto, como el que la bola disminuya de tamaño o el misil que directamente te mata.
También hay bastante variedad en cuanto a vehículos o naves (lo que usaremos para darle a la bola) ya que los hay de distintos tamaños y colores, al igual que la bola en sí, pero esto más que práctico es meramente visual.
El juego es largo, pues hay un total de quince planetas con diez niveles cada uno. Además, la dificultad se ajusta muy bien, irá aumentando poco a poco, con lo que no nos pasaremos todos los niveles del tirón, y en algunos tendremos que pararnos a pensar en cómo destruir ciertas series de ladrillos u objetos.
A continuación os dejo dos vídeos del juego, para que veáis la locura de jugabilidad y los niveles tan originales que el juego posee.





Si hay algo que no me ha gustado han sido los gráficos, los cuales se ven en los vídeos. No me refiero a lo bien o mal hechos que estén, sino al diseño de fondos, escenarios e interfaces. Y es que los fondos son bastante feos, y echan para atrás a simple vista. Todo de temática muy espacial, pero no me ha gustado nada, vaya. Menos mal que su jugabilidad engancha.
Además la música no es nada del otro mundo. Ni me ha gustado ni me ha dejado de gustar. Simplemente son temas repetitivos hasta la saciedad, que se te quedarán grabados en la mente a fuego, con lo que a veces los odiarás por ello. Eso sí, por lo menos dependiendo de la zona o escenario cambia la música, algo de agradecer, pues si escuchamos siempre la misma corremos el riesgo de volvernos locos. Todo esto también se aprecia en los vídeos.
Otro punto negativo, como habréis visto en los gameplays, es que el juego está totalmente en inglés, con lo que el jugador menos dado a conocer el idioma anglosajón podrá tener algo de dificultades, pero la verdad es que el menú es bastante accesible.


En conclusión, un juego que engancha bastante, sobre todo a los amantes de este tipo de arcades tipo Arkanoid. Su jugabilidad y desarrollo de niveles es una locura, todo muy original y nada simple. Los gráficos       no son ninguna maravilla, todo lo contrario, y la música es algo mediocre pero es que en este tipo de juegos no se pide tanto en el aspecto sonoro. Pero bueno, ya sabéis que si sois miembros de PS Plus es gratis, y si no, por 3,99 euros que me parece que cuesta en PSN, está bastante bien para esas tardes aburridas en las que no tienes nada que hacer ni nada nuevo a lo que jugar.


Lo mejor:

-Su jugabilidad y diseño de niveles.

-Su precio (sobre todo para miembros de PS Plus, ya que es gratis, jeje).

-Los gráficos no son malos...


Lo peor:

-...pero sus diseños de escenarios sí.

-Viene en inglés, aunque su menú es accesible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Y tú qué opinas?